El legado de Gaudí en Barcelona

Parc Güell

Ser arquitecto y dejar huella eterna en una ciudad es un logro memorable, pero hacerlo de una urbe con tanta solera e historia como Barcelona solo está a la altura de genios como Gaudí, quien fue capaz de transmitir a la capital catalana un legado universal y eterno.

Casa Batllo Gaudí
Casa Batllo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Antonio Gaudí fue un artista del diseño de edificios, un talentoso arquitecto que revolucionó el arte del modernismo dotándole de imaginación y formas volumétricas no existentes hasta ese momento; pericia intelectual que encontró respuesta en la creciente burguesía de finales del siglo XIX y principios del XX, quienes abiertos de mente y con ganas de mostrar su nueva posición social comenzaron por apostar por su visión única;  un legado, pese a que realizó ciertos encargos en el Norte de España como es el caso de la Casa Botines en León, que es esencialmente catalán siendo Barcelona la principal receptora de su arte con obras que hoy en día atraen a millones de turistas y que han concedido a la ciudad condal un prestigioso internacional.

Los mejores ejemplos de la arquitectura barcelonesa de Gaudí lo encontramos en el paseo de Gracia, donde el de Reus levantó dos edificios brillantes de plasmación estética muy distinta: la Casa Milà y la Casa Battló.

Para hacer la Casa Milá (conocida popularmente como la Pedrera) se Gaudí se envuelve  de un estilo naturalista (ya testeado en la Casa Calvet) creando un edificio que parece clásico por momentos, pero que se muestra desprovisto de sus reglas y que parece un catalogo de soluciones creativas donde prima la libertad y la riqueza en la ornamentación.

En el caso de la Casa Batlló, no solo supera en belleza a los aledaños edificios modernistas (que conforman la llamada manzana de la discordia), sino que hace volar la imaginación a los visitantes con un edificio innovador en sus colores y formas y cuyo techo con forma de dragón hace un guiño a la leyenda de San Jorge o San Jordi, el patrón de Cataluña.

parque Güell Barcelona
Parc Güell  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Estas obras suponen el culmen del arte no religioso de Gaudí, pero no son las únicas que pueblan Barcelona, así tenemos muchas obras de su período neogótico como la Casa Figueras o Bellesguard o el Colegio de las Teresianas y otras más imaginativas plenas de influencia oriental como sucede con la vitalista Casa Vicens o con el céntrico Palacio Güell.

Obras, que aunque con inspiraciones de otros estilos, llevan el sello imborrable de Gaudí que es incluso capaz de integrar con maestría sus diseños con la naturaleza, como claramente se refleja en otra de sus trabajos más representativos: el Parque Güell.

Barcelona
La sagrada familia es la obra más conocida de Gaudí  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Parc Güell es un reflejo de como Gaudí como es capaz de construir un espacio nuevo integrando y embelleciendo el entorno natural; una colonia de viviendas de naturaleza elitista convertida en un vergel de líneas geométricas imposibles que se fusionan con el controlado crecer de los seres vegetales que dan aire y fotogenia, a un espacio plagado de simbolismo, donde cada detalle es cuidado con mimo.

Curiosamente la principal obra de Gaudí, aquella por la que es más admirado a nivel mundial, el templo de la Sagrada Familia quedó incompleta por la muerte repentina del arquitecto al ser atropellado en 1926 por un tranvía.

Con todo la iglesia se ha ido haciendo mayor y aumentando su categoría eclesiástica siguiendo los bocetos y los planos obtenidos del estudio del arquitecto. Un regalo póstumo del genio catalán que ha concedido a la humanidad el placer de ver crecer paso a paso la última gran “catedral” de Europa, un pilar de la tierra que cuando este terminado se convertirá en un templo de referencia del cristianismo en Europa, un presente con firma por Gaudí, que no solo marcara para siempre el perfil urbano de Barcelona, sino que que nos regalara una postal para nuestro eterno recuerdo plena de luz, colores y formas.

El legado de Gaudí en Barcelona
Actualizado el 24 noviembre,2017.
Publicado por 

Anuncios

Buçaco, el secreto más hermoso de Portugal

El estilo neo-manuelino se hace aún más bello mientras se plasma a lo largo de la fachada del Palace Hotel Buçaco; esta visión donde los elementos del arte manuelino son reinterpretados al gusto del siglo XX, se envuelve de fotogenia al integrarse dentro de un sorprendente bosque conocido como la Mata de Buçaco, que está considerado como uno de los destinos más bellos de Portugal.

Hotel Palace de Buçaco
El actual Hotel Palace de Buçaco, antiguo palacio de caza de la monarquía portuguesa  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Situada en el municipio de Mealhada y más en concreto de la parroquia termal de Luso, la Sierra de Buçaco, ha sido un refugio histórico de eremitas y monjes cristianos que buscaban en su montaña la tranquilidad para su eterna oración. En el siglo XVII la orden de los carmelitas descalzos, fundaron el Convento de Santa Cruz de Buçaco y poco a poco fueron creando un frondoso bosque donde se plantaron numerosas especies importadas de las misiones carmelitas esparcidas por todo el mundo.

La protección y el cuidado de los religiosos, permitió que la Mata de Bussaco pasase a ser un verdadero oasis natural, con senderos y escaleras a cuya vera no solo crecen helechos gigantes, sino también reliquias de otros tiempos como el Adernal.

Buçaco
Mata de Buçaco  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

En 1834, con motivo de la reforma liberal que provocó la extinción de las ordenes religiosas en Portugal, el convento fue abandonado y parte de su estructura fue utilizada para construir un impactante y hermoso palacio de caza para la monarquía portuguesa,  hoy reconvertido en uno de los hoteles más lujosos de Portugal.

El Palace Hotel Buçaco impacta al visitante por la calidad de sus detalles arquitectónicos, con constantes menciones a otros grandes monumentos portugueses como la Torre de Belem, el Monasterio de los Jerónimos o el Convento de Cristo de Tomar.

Aunque no se puede acceder a su interior, salvo que seas cliente del mismo, el hotel permite que los visitantes puedan pasear por sus jardines, donde los artistas paisajistas, a través de los setos, han plasmado un diseño regular de figuras geométricas que se combinan a la perfección con el perfil irregular de la fachada del palacio, una mezcla que genera una explosión de emociones visuales difíciles de olvidar.

Bussaco
Hotel Palace Buçaco  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El verdor forestal de la Mata nacional y la impecable belleza de su palacio, convierten a Buçaco en uno de esos destinos ineludibles para quienes gusten de enamorarse de los miles de secretos que atesora Portugal.

Buçaco, el secreto más hermoso de Portugal
Actualizado el 2 diciembre,2017.
Publicado por