Las aguas del río Miño fluyen silenciosamente, mientras su humedad se concentra en nubes bajas que recorren el valle entremezclándose con los viñedos recién cosechados, los olores se desprenden sin ataduras y los sensores olfativos se despiertan un poco desbordados, no es para menos ya que nos adentramos en la Finca de la Moreira y sabemos que aquí vamos a oler a buen vino.

 Pazo de la Moreira

Entrada al Pazo de la Moreira  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La finca de La Moreira en Arbo (Pontevedra) no solo perfuma bien, sino que su belleza inherente activa también nuestro sentido de la vista, ya los terrenos son tan bucólicos que parecen dispuestos a ser pintados por pintores de brocha fina; gente con paciencia y temple al igual que los propietarios, los cuales esperan año tras año la vendimia porque la finca y su pazo son sede de la prestigiosa bodega de vino del Márques de Vizhoja.

Caldos frescos creados con cariño a partir de las uvas albariñas, loureira y treixadura que en septiembre alcanzan su madurez en las laderas protegidas de la finca y que tras ser recogidas pasan a su fermentación en las cubas de la bodega; una vez listo el vino y con todos sus aromas y sabores en plenitud, las botellas son distribuidas por todo el mundo sin olvidarnos de las tiendas de Galicia.

El vino guía este hermoso palacio  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La finca de la Moreira es el lugar donde nace el vino de Marques de Vizhoja Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El vino y su proceso de producción es el eje que articula la finca, pero será su Pazo quien dominé visualmente un conjunto que integra varios jardines centenarios, un cruceiro, un palomar, una capilla y hasta una piscina-fuente donde se mantenían vivas en el pasado las preciadas lampreas.

La torre del Pazo, que incluso bautiza a uno de los vinos de la bodega, se eleva sin miedo para otear el vecino Portugal y sus fortalezas de frontera, mientras deja entrever entre sus ventanas un lujoso interior que antaño servía de lugar de recepción para los encuentros y fiestas de la hidalguía de la época.

Bódegas Vizhoja

Una botella de vino se fusiona con el entorno de piedra del Pazo   Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Moreira es historia viva de la comarca, testigo presencial de las afrentas napoleónicas, cuyas tropas incendiaron la finca, o mismo de la decadencia de los Pazos de Galicia y su reconversión para otros fines. Un espacio que no puede ser considerado como solo una bodega, sino que hablamos de un singular monumento que entremezcla belleza, historia y perfecta armonía con el entorno, maridaje único que lo convierten en uno de esos lugares que uno debe visitar si quiere disfrutar de la magía de la riqueza cultural, gastrónomica y etnográfica de las Rías Baixas gallegas.

Pazo de la Moreira

Torre del Pazo de la Moreira  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Moreira, la finca del buen vino
Actualizado el 5 diciembre,2016.
Publicado por

La presencia judía en la ciudad de Toledo fue alargada en el tiempo y muchos incluso la trasladan a los tiempos prerromanos, aunque ciertamente será la llegada de los musulmanes y la posterior conquista castellana cuando la comunidad hebrea toledana comienza a prosperar. Con todo el punto de inflexión se produce con la llegada de los intransigentes almohades a la península durante el siglo XII, quienes provoquen una huida masiva de los judíos del Al-Andalus que se asientan con sus conocimientos y oficios en Toledo haciendo crecer la aljama que pasa a ocupar un porcentaje significativo de la ciudad amurallada.

El dinamismo de esta “pequeña urbe” y su relación con la corona permitió que ciertas personalidades judías alcanzasen cierto estatus económico, riqueza que permitió a mecenas como Samuel ha-Leví financiar obras comunitarias como la hermosa Sinagoga del Tránsito, que con los años se ha convertido en el símbolo del legado judío de España.

Sinagoga del Transito Toledo

La Sinagoga del Tránsito o de Samuel ha-Leví, es uno de los principales ejemplos de la arquitectura judía en España   Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La sinagoga de Samuel ha-Leví fue un templo soberbio especialmente en lo referente a su decoración interna, un interior intimo en el que un cuidado artesanado mudéjar desbordaba de emoción espiritual alos creyentes, quienes se distribuían en una sala de oración amplia, flanqueada en altura por una galería para uso exclusivo de las mujeres.

Un decorado datado en 1357 y en donde las yeserías versan en hebreo y árabe, mientras los mocárabes y arcos polilobulados sirven de antesala a un imponente techo de madera que coloniza visualmente el edificio. Con todo el corazón de la sinagoga late hacía el Este donde los detallistas artesanos dieron forma a tres esbeltos arcos lobulados que esconden el hejal, lugar donde los textos sagrados eran guardados hasta la siguiente celebración liturtigica.

Oraciones que murieron para siempre en 1492 con el edicto de expulsión de los judíos firmado por los reyes católicos, quienes donarían el edificio a la Orden de Calatrava que situarían allí el priorato de San Benito.

Un cuadro del Tránsito de Nuestra Señora fue colocado tiempo más tarde en el altar, hecho que haría que se comenzase a denominar a la misma como la Iglesia del Tránsito, denominación que perduró incluso con su conversión en museo en 1964.

Sinagoga del Transito

Detalle de la Sinagoga del Tránsito en Toledo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El actual museo sefardí de Toledo, es un centro cultural único que trata de explicar el modo de vida de los judíos sefardíes, através de una extensa colección de objetos cuya contextualización nos adentra en el que fue su singular ciclo vital y festivo.

Una forma didactica de adentrarnos en el pasado de nuestro país y en el de los cientos de miles de judíos que vivieron en España y cuyos descendientes distribuidos por medio mundo suelen visitar con orgullo la sinagoga, ya que la misma constituye uno de los principales ejemplos de la arquitectura judía en España y de Europa, un edificio con más de 6 siglos de existencia que enamora y nos recuerda el rico pasado artístico de la siempre sorprendente Toledo.


Sinagoga del Tránsito, símbolo del legado judío en España
Actualizado el 23 noviembre,2016.
Publicado por