Morro Jable, el tesoro que endulza Fuerteventura

Publicado: noviembre 30, 2011 en España, Europa
Etiquetas:, , , , , ,

Fuerteventura es dura en su paisaje, una isla donde las cicatrices de su vulcanismo definen una tierra árida y sin apenas vegetación donde durante generaciones los majoreros han crecido y sobrevivido centrando su existencia en la actividad pesquera y ganadera. Si “afortunadas” fueran las Canarias, la isla de Fuerteventura se quedó con el tesoro constituido por la sutil combinación de playas, dunas y saladares de diseño, todo ello aliñado con un sol amable que se atreve a brillar todo el año. Estos reclamos atrajeron a los turistas, especialmente alemanes e ingleses, que ávidos de tranquilidad y bronce, ocuparon parte del litoral de la isla y transformaron sus pequeñas localidades autóctonas, entre ellas la de Morro Jable en el término municipal de Pájara.

Playas Jandia

Playa de Jandía  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Hace años “Morro” (como es a veces conocida por sus habitantes) era solo una aldea de pescadores situado en los lindes meridionales de Fuerteventura, pero el desarrollo de la actividad hotelera modificó su estructura y diseño urbano radicalmente. La localidad creció rápidamente, definiendo una dicotomía extraña que marca aun hoy su actividad diaria; así el núcleo de vida (servicios públicos, bancos…) se concentra en las inmediaciones de la zona urbana original, mientras que la actividad hotelera se perfiló persiguiendo los lindes de la playa de Jandía.

Morro Jable Fuerteventura

Vista del puerto de Morro Jable  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El pueblo en líneas generales aun mantiene la esencia de sus orígenes, con casas bajas de colores suaves y que se orientan hacia el mar siguiendo el desnivel del barranco de donde se asienta. Sus habitantes son una mezcla poco homogénea de majoreros y de adoptados (gallegos, andaluces, marroquíes…) que vinieron atraídos por unos buenos salarios del boom de la construcción y del turismo.

Morro Jable Fuerteventura

Morro Jable  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La porción costera es sin duda el trozo de terreno más original; claveteado bajo la sombra de su iglesia principal y de sus múltiples callejones, se abre un espacio a pie de mar con terrazas y restaurantes que animan a una parada antes de iniciar su afamado y bello paseo costero. El corredor deambula por la costa desafiando la extraordinaria duna primitiva y entre una vegetación deslumbrante de colores, donde las palmeras y las aloe veras comparten destino con decenas de ardillas morunas (originales de África e introducidas en la isla), que se acercan confiadas a los turistas.

Faro de Jandia

Faro de Jandía  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El camino se ve resguardado por monótonos hoteles donde los turistas aprovechan los todo incluido para disfrutar de sus jubilaciones. Tras la duna la playa se abre y el saladar coge forma y belleza, será aquí donde su famoso faro estampe sus raíces en el suelo, mientras que en el lado opuesto una ballena muestra su osario al solano. Tablas de windsurf, toallas, nudistas y no nudistas generan el paisaje de una agrupación de playas abiertas en mentalidad y que no entiende de estaciones del año, ya que el sol es cariñoso con estas tierras y sus aguas.

La vida en Morro es relajada y de buenos paladares, ideal para las compras en sus tiendas y terraceo adobado con papas arrugadas y mojo picón, en un ambiente donde las alegrías y los buenos momentos se brinda con ron.

Morro Jable Fuerteventura

Niños de terracota  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El pueblo deambula paralelo a la costa, en un devenir que abarca las estrellas de los hoteles y de los centros comerciales donde las tiendas venden ropa de invierno inservible en la isla, pero útil en el frío norte, para todo terminar en un yin yang gigante en forma de rotonda, donde unos niños de terracota miran como aducidos hacia al sol, en una alegoría relativa al crecimiento humano; aunque algunos preferimos pensar que buscan ese destello que Russian Red nunca alcanza en el vídeo “The Sun, the trees” del álbum Fuerteventura, un reflejo de un sol que nace y muere en el mar de esta maravillosa isla.


Morro Jable, el tesoro que endulza Fuerteventura
Actualizado el 21 septiembre,2016.
Publicado por

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s