Catedral de Basilea, uno de los símbolos nacionales de Suiza

A veces, cuando planificas un viaje los planes salen como no te los esperas, así la ciudad francesa de Estrasburgo se nos había quedado más pequeña de lo esperado y en un día  ya habíamos disfrutado de todo su encanto, así que con varias fechas ya reservadas de hotel analizamos las combinaciones de transporte público y acabamos encontrando un bus ida y vuelta en el día, que nos llevaría hacia la ciudad suiza de Basilea.

Basilea
Fachada de la catedral de Basilea Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Tras un no muy largo viaje nos encontramos con un día bastante plomizo en una ciudad más industrial de lo que esperábamos y de la que no teníamos absolutamente ni idea de lo que visitar, de hecho recuerdo que paramos en la primera cafetería que divisamos y tras pagar un dineral por un rancio croissant y un café con leche, decidimos preguntar a las camareras quienes, a nuestro pesar, nos dijeron que no había nada que ver en Basilea y que marcháramos ipso facto a Zürich.

Al ser natural de una ciudad industrial poco valorada como Vigo, siempre he sido sospechoso de ese tipo de comentarios, porque evidentemente hay ciudades más bellas que otras, pero siempre hay cosas que ver y a veces las personas locales son las más criticas con su propia tierra, por eso le dije a mi pareja, deseosa de cambiar de destino, aquello “nos quedamos igualmente, que seguro que al menos tendrá una catedral“… y sí la tenía y era muy bella, además de que la ciudad tenía su encanto y valió la pena visitarla.

La catedral de Basilea (Basler Münster en alemán) sorprende inicialmente por el rojizo color de su fachada construida con arenisca, un tipo de roca sedimentaria que dibuja una fachada de estilo gótico con dos torres que se elevan hacia el cielo, rompiendo su simetría en sus últimos escalones lo que deja una extraña sensación al verlas desde la gran plaza que bordea la catedral.

La anchura de la plaza permite divisar como el tejado de la catedral, en su rica diversidad cromática, rompe la dominancia del rojo y da sensación volumétrica a una nave en cruz latina cuyo cuerpo muere a la altura de un barranco-mirador, donde uno puede divisar el lento pasar del Rin y de sus ecológicos transbordadores de cable.

Basel
Catedral Basilea  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Esta iglesia de culto protestante, aunque inicialmente fue católica, tiene un interior no especialmente llamativo, pero que guarda las tumbas de dos ilustres de la humanidad como es Erasmo de Rotérdam y el matemático Jakob Bernoulli, ejemplo de la importancia de este templo.

La Catedral de Basilea está considerada y protegida por ser uno de los monumentos nacionales suizos más relevantes, un templo que por si solo justifica la visita a la dinámica y siempre interesante ciudad de Basilea y cuyo recuerdo siempre estará presente en mi memoria.

Catedral de Basilea, uno de los símbolos nacionales de Suiza
Actualizado el 7 junio,2018.
Publicado por 

Anuncios

Las sinagogas más bellas de Europa

Las distintas diásporas judías provocaron que el pueblo hebreo se dispersase en el pasado a lo largo y ancho de Europa, constituyendo prósperas comunidades en los distintos países de acogida; la importancia y riqueza de estas comunidades se manifestó claramente en sus sinagogas, muchas de las cuales competían en belleza y tamaño con las grandes mezquitas y catedrales del momento.

Muchos de estos templos fueron destruidos (especialmente durante la II Guerra mundial), pero afortunadamente aun perviven muchas joyas arquitectónicas que embellecen las ciudades donde se ubican; una muestra es la siguiente lista de 7 monumentos judíos que a juicio del autor de este blog son los más bellos ejemplos de sinagogas de Europa.

GRAN SINAGOGA DE BUDAPEST

La Gran Sinagoga de Budapest en Hungría no es un templo cualquiera, de hecho está considerada como la sinagoga en activo más grande de Europa con capacidad para albergar a casi 3000 fieles en oración.

Un templo que deslumbra en su decoración, con una detallista arquitectura que adopta como propio el arte morisco y que se deja inspirar por grandes monumentos como la Alhambra.

Budapest Hungria
Gran Sinagoga de Budapest  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

SINAGOGA DE SOFÍA

Templo de culto sefardí, la Sinagoga de Sofía desprende aroma morisco en su diseño, pero también incorpora otros elementos de la arquitectura vienesa y veneciana. Su interior desprende riqueza, color y detallismo, con una espectacular lampara central que da una iluminación intimista al conjunto.

Sinagoga de Sofía
Fachada de la Sinagoga de Sofía  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aunque actualmente la comunidad judía búlgara es pequeña en número, la sinagoga de Sofía sigue siendo una de las más grandes de Europa, recuerdo vivo de la importancia que tuvieron los judíos en la sociedad e historia de Bulgaria.

judaismo Sofía
Interior de la Sinagoga de Sofía  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

SINAGOGA DEL TRÁNSITO EN TOLEDO

Joya del arte mudéjar, la Sinagoga del Tránsito en Toledo es el mejor ejemplo de lo que fue el legado judío en España.

Un espectacular templo financiado por el mecenas Samuel ha-Leví, quien regaló a la humanidad un edifico que presume de una rica decoración interna, en donde las yeserías versan en hebreo y árabe, mientras los mocárabes y arcos polilobulados sirven de antesala a un imponente techo de madera que coloniza visualmente el edificio.

Está datada en 1357, lo que la convierte en una de las más antiguas de Europa. Actualmente, sirve de sede física al Museo Sefardí de Toledo.

Sinagoga de Toledo
Sinagoga del Tránsito  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

SINAGOGA DE JERUSALEM EN PRAGA

En una ciudad con tantas sinagogas como es Praga, es difícil elegir a una como la más bella, pero la Sinagoga de Jerusalem es pura fantasía decorativa con una profusión de colores y formas, en el que el estilo morisco se deja influenciar por las tendencias propias de principios del siglo XX.

También conocida por el nombre de la Sinagoga del Jubileo, es el templo judío más grande de la capital checa, pudiendo albergar hasta 850 personas durante los grandes eventos y festividades judías

Sinagoga morisca Praga
Sinagoga de Jerusalem en Praga  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

SINAGOGA NUEVA DE BERLIN

La II Guerra Mundial supuso la destrucción de muchas de las grandes sinagogas europeas, algunas nunca volverán a la vida, pero otras han sido reconstruidas con gran acierto como sucede con la Sinagoga Nueva de Berlin.

Esta sinagoga fue construida a mediados del siglo XIX, con el fin de servir como templo principal para la comunidad judía de la capital alemana. Su tamaño era indicativo de su importancia, ya que tenía capacidad de hasta 3000 fieles que se distribuían por su espectacular sala mayor que presumía de deslumbrante belleza y altura.

Por desgracia, esta sala principal no sobrevivió a la guerra y acabó siendo derruida, de hecho de la antigua sinagoga solo sobrevive una parte del edificio, que engloba varias estancias y su singular fachada morisca. Una puerta de acceso que se encuentra engalanada por una grandiosa cúpula, visible en la distancia, y que nos recuerda que en ese punto se hallaba una de las sinagogas más bellas de Europa

Sinagoga Alemania
Sinagoga Nueva de Berlín  Foto: wikipedia

SINAGOGA DE FLORENCIA

El Tempio maggiore israelitico di Firenze es uno de las edificios más altos de la capital de la Toscana y su impresionante cúpula es visible desde todos los miradores de la ciudad; un espectacular domo que se dice que está inspirado en el de la basílica de Santa Sofía y que resume como ninguno el creciente orgullo que supuso las libertades adquiridas por las comunidad judía florentina a finales del siglo XIX.

La sinagoga de Florencia tiene una diversa decoración interna de inspiración morisca, llena de colores que se plasman a través de frescos y mosaicos, los cuales se distribuyen por la planta cuadrangular de este inmemorial monumento.

Sinagoga de Florencia
Gran Sinagoga de Florencia  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

SINAGOGA DE SUBOTICA

Pese a que es una de las sinagogas más bellas de Europa, la Sinagoga de Subotica es una gran desconocida para el gran público, ya que se encuentra ubicada en la no muy turística ciudad serbia de Subotica, una urbe hoy poco conocida pero que en el pasado era una de las ciudades más importantes del Reino de Hungría.

Uno puede no conocerla, pero cuando la descubre uno no se puede quedar indiferente ante su notable fachada de estilo Art Nouveau, siendo una de las pocas sinagogas en el mundo que presumen de este estilo modernista.

Un regalo para la vista y que demuestra que el patrimonio judío, siempre estuvo en la vanguardia de la tendencias arquitectónicas.

sinagoga Serbia
Sinagoga Subotica Foto: wikipedia

Las sinagogas más bellas de Europa
Actualizado el 8 mayo,2018.
Publicado por