La Nueva Sinagoga de Berlín

La luz del otoño marca con dulzura el perfil de la cúpula morisca de la Nueva Sinagoga de Berlín (Neue Synagoge en alemán), un domo dorado que se visualiza desde gran parte de la ciudad y que con el tiempo se ha convertido en uno de los símbolos turísticos de la capital alemana.

Nueva Sinagoga de Berlin
Fachada de la Sinagoga de Berlin  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Este templo judío, que se inspira en la Alhambra, fue el principal reflejo de la pujanza de la comunidad judía de Berlín previa a la II Guerra Mundial y de hecho constituía la sinagoga más grande y lujosa de Alemania con capacidad para casi 3000 fieles en oración. Fue construida en 1866 bajo diseño del arquitecto Eduard Knoblauch aunque fue terminada por Friedrich August Stüler y fue financiada por la burguesía judía de Berlín que de aquella constituía una de las ciudades más grandes de Europa.

La sinagoga, por su importancia, constituyó uno de los principales objetivos de la triste Noche de los Cristales Rotos, aunque su destrucción definitiva ocurriría como consecuencia de los bombardeos continuados que sufrió la ciudad al final de la II Guerra Mundial.

Sinagoga Berlin
Nueva Sinagoga de Berlin  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La guerra acabaron con su refinado interior y la ligera belleza de sus galerías y solo la sinagoga comenzó a ser reconstruida tras la caída del comunismo. Con todo la reconstrucción del majestuoso edifico fue parcial, ya que solo se recuperó parte del edificio, principalmente la correspondiente a la fachada principal, donde cientos de ladrillos sustentan las dos torres y la famosa cúpula.

El gran vestíbulo de la sinagoga, que maravillaba a quien la visitaba, desapareció para siempre, pero su recuerdo está presente en el Centro Judaico reabierto en el lugar tras la reconstrucción del edificio en 1995; espacio comunitario que también incluye un museo que abraza la tolerancia y que busca que la sociedad alemana e internacional aprenda para no repetir los mismos errores que llevaron al holocausto judío, porque una sinagoga de tal belleza debería ser siempre foco de las fotos de los turistas y no de ignorancia y el odio de los fanáticos.


La Nueva Sinagoga de Berlín
Actualizado el 19 octubre,2018.
Publicado por 

Anuncios

Hauptmarkt, el corazón de Tréveris

Tréveris

Todas las ciudades del mundo cuentan con un corazón desde donde late todo su espíritu vital, en el caso de la localidad alemana de Tréveris (Trier en alemán) no hay duda que sus ventrículos bombean desde la hermosa Plaza del mercado o Haupmarkt.

Tréveris
Hauptmarkt, es el corazón de la ciudad de Tréveris  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El centro neurálgico de la ciudad más antigua de Alemania

La historia de Tréveris es inmemorial, de hecho está considerada como la ciudad más antigua de Alemania, y aunque actualmente solo es una pequeña ciudad fronteriza volcada hacía el turismo y al comercio, en el pasado desempeñó un papel polarizante en toda la región; como reflejo de su importancia en el año 958 se le concedió el derecho a celebrar un mercado, privilegio que quedó plasmado en piedra a través de una popular columna conocida como Marktkreuz. En la actualidad la función de feria continúa presente, con la estampa constante de varios puestos que ofrecen hortalizas, flores etc, siendo en Navidad cuando más luce en su histórica función ya que sirve de espacio físico para el tradicional mercadillo navideño.

La forma de la plaza es asimétrica, una L en cuyo punto de equilibrio se alza una fuente monumental coronada por una estatua de San Pedro, desde donde el guardián de las puertas del cielo observa como confluyen ante sus pies las principales calles y avenidas de la ciudad y en donde algún día Karl Marx, el más ilustre ciudadano de Trier, desarrolló parte de las teorías de su conocido Manifiesto Comunista.

Hauptmarkt Treveris
Hauptmarkt cuenta con alguno de los edificios más bellos de la ciudad  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Hauptmarkt está completamente peatonalizada lo que favorece la llegada del bullicio de los turistas quienes pueden disfrutar de las vistas de su hermoso skyline arquitectónico. Destaca entre sus edificios el Steipe, antiguo ayuntamiento y centro de recepción de invitados de los consejeros de la ciudad. El edificio original databa del siglo XV, pero fue destruido durante la II Guerra Mundial y reconstruido según su plano primitivo. Actualmente es sede de un peculiar museo de juguetes, que encandila a niños y mayores.

Pero si uno volviese a la infancia, seguramente caería más rendido con el esqueleto arquitectónico de la Rotes Haus, cuyo rojizo barroco destaca sobre el mar de edificios de encanto alemán que bordean la plaza. Uno de estos predios acoge a la que dicen es la farmacia más antigua de Alemania que data del siglo XIII, aunque el inmueble es más reciente.

Plaza del mercado Trier
Vista de la Plaza del Mercado llena de turistas  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Pero una buena plaza mayor no podría llamarse tal cual sin una iglesia que llenase de gloria eterna el entorno y en este caso dicha divina tarea fue realizada por el templo católico que con su nombre homenajea a San Gangulfo. La iglesia se encuentra parcialmente oculta por otros edificios pero su torre campanario marca claramente su presencia haciendo que la misma nunca pase desapercibida. Como inadvertida nunca pasará la Hauptmarkt, un regalo para aquellos que quieran disfrutar de este singular pedazo de Alemania, un destino por conocer y para amar, un sentimiento que te dejará con recuerdos imborrables.


Hauptmarkt, el corazón de Tréveris
Actualizado el 16 junio,2016.
Publicado por