San Estevo, el símbolo monumental de la Ribeira Sacra

La Ribeira Sacra es uno de los destinos más turísticos de Galicia, un entorno natural espectacular templado por el pasar del río Sil y que en su momento fue habitado por numerosos monjes que buscaron aquí su descanso espiritual; esa presencia se manifestó en la construcción de numerosos monasterios, de entre los cuales por su belleza y dimensiones sobresale el de San Estevo de Ribas de Sil, una verdadera joya de la arquitectura religiosa en Galicia.

Fachada Monasterio de San Esteban
Fachada Monasterio de San Esteban  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Situado en el municipio orensano de Nogueira de Ramuín, la comunidad monacal fue fundada por San Martín Dumiense en el siglo VI, aunque su etapa de esplendor será durante el siglo X, cuando la orden benedictina toma el control del mismo. Su estilo es el de románico tardío, aunque su aspecto actual destila grandes aportaciones barrocas con detalles góticos y renacentistas.

Ribeira Sacra
San Estevo de Ribas de Sil  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El monasterio contaba con hasta 3 claustros, que servían de área de esparcimiento para numerosos obispos que decidían retirarse de la vida pública eclesiástica en esta comunidad, que gozaba de un entorno natural que causa impresión, con frondosos bosques que crecían siguiendo la profunda pendiente que creó el río al erosionar la montaña a los largos de los milenios.

Parador Ribeira sacra
Claustro de los obispos  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Nos encontramos en un microclima único, que favoreció el cultivo de la uva y cuyos vinos de reputado prestigio que en el pasado disfrutaron los monjes y hoy degustan con placer los huéspedes del actual Parador de Turismo, que desde 2004 disfrutan del que probablemente es uno de los hoteles más bellos de Galicia.

Ribeira Sacra Ourense
Monasterio de San Esteban de Ribas de Sil  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Historia, buena gastronomía, relax y un entorno que enamora que más se le puede pedir a una tierra que es sacra, pero a la vez llena de placeres terrenales; un territorio único listo para ser disfrutado con todos los sentidos y en el que el monasterio de San Estevo de Ribas de Sil es uno de sus principales atractivos.

San Estevo, el símbolo monumental de la Ribeira Sacra
Actualizado el 24 enero,2018.
Publicado por 

Anuncios

El legado de Gaudí en Barcelona

Parc Güell

Ser arquitecto y dejar huella eterna en una ciudad es un logro memorable, pero hacerlo de una urbe con tanta solera e historia como Barcelona solo está a la altura de genios como Gaudí, quien fue capaz de transmitir a la capital catalana un legado universal y eterno.

Casa Batllo Gaudí
Casa Batllo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Antonio Gaudí fue un artista del diseño de edificios, un talentoso arquitecto que revolucionó el arte del modernismo dotándole de imaginación y formas volumétricas no existentes hasta ese momento; pericia intelectual que encontró respuesta en la creciente burguesía de finales del siglo XIX y principios del XX, quienes abiertos de mente y con ganas de mostrar su nueva posición social comenzaron por apostar por su visión única;  un legado, pese a que realizó ciertos encargos en el Norte de España como es el caso de la Casa Botines en León, que es esencialmente catalán siendo Barcelona la principal receptora de su arte con obras que hoy en día atraen a millones de turistas y que han concedido a la ciudad condal un prestigioso internacional.

Los mejores ejemplos de la arquitectura barcelonesa de Gaudí lo encontramos en el paseo de Gracia, donde el de Reus levantó dos edificios brillantes de plasmación estética muy distinta: la Casa Milà y la Casa Battló.

Para hacer la Casa Milá (conocida popularmente como la Pedrera) se Gaudí se envuelve  de un estilo naturalista (ya testeado en la Casa Calvet) creando un edificio que parece clásico por momentos, pero que se muestra desprovisto de sus reglas y que parece un catalogo de soluciones creativas donde prima la libertad y la riqueza en la ornamentación.

En el caso de la Casa Batlló, no solo supera en belleza a los aledaños edificios modernistas (que conforman la llamada manzana de la discordia), sino que hace volar la imaginación a los visitantes con un edificio innovador en sus colores y formas y cuyo techo con forma de dragón hace un guiño a la leyenda de San Jorge o San Jordi, el patrón de Cataluña.

parque Güell Barcelona
Parc Güell  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Estas obras suponen el culmen del arte no religioso de Gaudí, pero no son las únicas que pueblan Barcelona, así tenemos muchas obras de su período neogótico como la Casa Figueras o Bellesguard o el Colegio de las Teresianas y otras más imaginativas plenas de influencia oriental como sucede con la vitalista Casa Vicens o con el céntrico Palacio Güell.

Obras, que aunque con inspiraciones de otros estilos, llevan el sello imborrable de Gaudí que es incluso capaz de integrar con maestría sus diseños con la naturaleza, como claramente se refleja en otra de sus trabajos más representativos: el Parque Güell.

Barcelona
La sagrada familia es la obra más conocida de Gaudí  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Parc Güell es un reflejo de como Gaudí como es capaz de construir un espacio nuevo integrando y embelleciendo el entorno natural; una colonia de viviendas de naturaleza elitista convertida en un vergel de líneas geométricas imposibles que se fusionan con el controlado crecer de los seres vegetales que dan aire y fotogenia, a un espacio plagado de simbolismo, donde cada detalle es cuidado con mimo.

Curiosamente la principal obra de Gaudí, aquella por la que es más admirado a nivel mundial, el templo de la Sagrada Familia quedó incompleta por la muerte repentina del arquitecto al ser atropellado en 1926 por un tranvía.

Con todo la iglesia se ha ido haciendo mayor y aumentando su categoría eclesiástica siguiendo los bocetos y los planos obtenidos del estudio del arquitecto. Un regalo póstumo del genio catalán que ha concedido a la humanidad el placer de ver crecer paso a paso la última gran “catedral” de Europa, un pilar de la tierra que cuando este terminado se convertirá en un templo de referencia del cristianismo en Europa, un presente con firma por Gaudí, que no solo marcara para siempre el perfil urbano de Barcelona, sino que que nos regalara una postal para nuestro eterno recuerdo plena de luz, colores y formas.

El legado de Gaudí en Barcelona
Actualizado el 24 noviembre,2017.
Publicado por