Archivos de la categoría ‘Francia’

Donde muere Francia y la frontera adquiere acento teutón, se levanta galana la ciudad de Estrasburgo, una de las capitales de la Unión Europea y uno de esos lugares que por su historia y belleza todo viajero debería visitar.

Epicentro político de la histórica región de la Alsacia, Strasbourg es una ciudad que destila cultura y arquitectura con galones, de hecho su casco histórico es patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1998.

Estrasburgo

Estrasburgo y su belleza innata  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una catedral que roza el cielo

Un patrimonio de aire medieval concentrado en la conocida como la Grande Île, una isla rodeada por ríos de extraña denominación numérica y cuyo centro neurálgico está coronado por la dominante presencia de la Catedral de Notre-Dame.

La catedral católica de Estrasburgo es de esos edificios que no dejan indiferente, no solo por la excelencia de su estilo gótico tardío, sino principalmente por su altura, de hecho desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XIX fue la catedral más alta del mundo; un templo que destaca por su torre campanario y que alberga en su interior un interesante reloj astronómico que hará las delicias de los soñadores.

Catedral de Estrasburgo

Catedral de Estrasburgo, uno de las más altas del mundo Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una “gran isla” llena de secretos

La plaza donde se alza este celestial templo, exhibe innumerables edificios que muestran el poder económico de la burguesía de Strossburi (como se denomina la ciudad en alsaciano) y cuyo mayor ejemplo es la Maison Kammerzell, uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura gótica de la ciudad.

Pero la Grande Île no acaba aquí, su casco urbano se llena de palacios, iglesias y edificios gubernamentales que mutan del renacentismo al gótico o al barróco y que se integran en una red de calles, que desfilan por el centro aprovechado al milímetro el espacio y que puntualmente se abren al aire libre con plazas de hermosa factura como la que homenajea al héroe local el General Kleber.

Plaza Kléber Estrasburgo

Plaza Kléber  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una Pequeña Francia que enamora

Pero no todo en Estrasburgo se define con grandes adjetivos, el barrio de la Pequeña Francia (Petite France en francés) es de esos lugares que enamoran a primera vista, con casas de madera de coloridas fachadas y en el que las contraventanas son parte inherente a la decoración exterior; predios que antaño alojaban a curtidores o pescadores quienes aprovechaban los desvanes de sus inclinados tejados como secaderos.

Edificios que muchas veces albergaban molinos, que aprovechaban la fuerza de los canales para obtener esa harina que acompaña a muchos de los deliciosos platos de la gastronomía de Alsacia y que hoy se pueden degustar en los innumerables restaurantes del barrio.

La Petite France muere en el momento que se alzan los cuatro torres de los Ponts Couverts, un conjunto de puentes que atraviesan canales y esclusas, creando una de las estampas imborrables que siempre uno guardará de Estrasburgo.

Estrasburgo Francia

La petite France  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Estrasburgo moderna y cosmopolita

Pero no solo de edificios históricos vive Estrasburgo, la modernidad arquitectónica domina muchos espacios públicos como uno puede apreciar cuando ve la espectacular cubierta del Gare de Strasbourg, una burbuja de diseño que cubre una de las mayores estaciones de tren de Francia.

Pero especialmente esta vanguardia es visible en el barrio internacional donde se asientan los principales edificios burocráticos y diplomáticos; no hay que olvidar que Estrasburgo es una de las ciudades claves del engranaje de la Unión Europea, de hecho aloja importantes sedes como la del Parlamento Europeo, el Consejo de Europa o la Corte de Derechos Humanos, edificaciones todas de diseño innovador que dan a la ciudad esa imagen moderna y multinacional que tanto la identifica.

Parlamento europeo

Sede Parlamento europeo de Estrasburgo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una ciudad de mil encantos

Estrasburgo es una ciudad de ciudades, barrios con personalidad propia y calles plenas de vitalidad y de esencia cosmopolita donde los los idiomas se entremezclan armoniosamente.

Una urbe de medio millón de habitantes, que disfrutan de una colección monumental única, un tesoro abierto que también está abierto a quien quiera acercarse a este encantador rincón de Francia, porque Estrasburgo es de esas ciudades que aun viajero siempre le gusta conocer.

Estrasburgo, una de esas ciudades que todo viajero debería conocer
Actualizado el 15 mayo,2017.
Publicado por

Anuncios

El subsuelo parisino es rico en túneles y galerías generados durante siglos por la actividad minera, cuyos orígenes se remontan a la época en la que los romanos explotaban las calizas propias de la zona; en pleno siglo XVIII estos pasadizos subterráneos fueron vistos como solución para dar salida al exceso de huesos existentes en los cementerios parisinos, creando con ello las famosas Catacumbas o “Les carrieres” de París.

Les carrieres París

Interior de las Catacumbas de París  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Los promotores de esta macabra obra, Monsieur Thiroux de Crosne y Monsieur Guillaumont, decidieron crear en 1786 un peculiar laberinto donde huesos y calaveras constituyen paredes, columnas e incluso capillas. Cada cementerio histórico de París cuenta con sus propios corredores y su disposición es ordenada a lo largo del recorrido; la obra es de tal magnitud que se han contabilizado que son más de 6 millones de huesos los que reposan en sus paredes.

La visita a las catacumbas es una experiencia única, se cree que existen cerca de 300 km de galerías aunque solo está abierta al público una pequeña parte. Lejos de las grandes rutas turísticas de París, las catacumbas han guardado un halo de misterioso encanto y han llamado incluso la atención de grandes lideres mundiales como el caso Napoleon III o del emperador de Austria Francisco I. La importancia histórica de los túneles no solo reposa en la curiosidad que estos generan, sino que también jugaron un papel clave, como rutas secretas, para las acciones de sabotaje de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Catacumbas

Calaveras en las Catacumbas de París  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Al monumento se accede a través de una pequeña entrada existente en las proximidades de la parada del metro de Denfert-Rochereau, en el numero 1 de la avenida del Coronel Henri Rol-Tanguy.

Este sorprendente monumento está abierto todos lo días a excepción de los lunes de 10 de la mañana hasta las 20:30 (aunque la ultima hora de entrada son las 19:30 h). Los túneles abiertos al público tienen una extensión de 2 km y la visita tiene una duración aproximadamente de 1 hora.

Catacumbas

Catacumbas de París  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Las Catacumbas es una de las alternativas más interesantes a la hora de conocer en profundidad la historia de la capital de Francia, un recorrido en el que la media de temperatura es de 14º pero cuya decoración en ocasiones nos deja helados, pero mas allá de su trágica apariencia sirve como reflexión sobre la muerte, un profundo viaje espiritual donde la humildad nos invade y nos recuerda que cuando somos huesos todos somos iguales.


Las catacumbas, las entrañas de París
Actualizado el 21 septiembre,2016.
Publicado por