Archivos de la categoría ‘Fiestas’

Se palpa la expectación y las gradas lucen abarrotadas hasta un punto en el que apenas uno puede moverse dentro de este curro semicircular que parece imitar a los antiguos anfiteatros romanos; el speaker nos pide silencio mientras el sol nos castiga con fuerza, los protagonistas de la “Rapa das Bestas” de Sabucedo parece que ya se aproximan velozmente a nuestro encuentro.

Rapa das Bestas

Entrada de los caballos al curro de Sabucedo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Las puertas se abren y el ruido de las pisadas se hace atronador, ahí estamos nosotros frente a frente ante varios centenares de caballos que traídos de las montañas entran en el recinto, comienza la Rapa das Bestas probablemente el mayor espectáculo del rural gallego.

Rapa das Bestas, un rito de larga tradición

La Rapa das Bestas de Sabucedo es un rito ancestral donde los habitantes de esta parroquia del municipio pontevedres de A Estrada se enfrentan cuerpo a cuerpo a los caballos salvajes que habitan los montes de los alrededores, popularmente conocidos como “as bestas”, para proceder a un control sanitario de los mismos y así como un marcaje de los nuevos ejemplares.

aloitadores

Los “aloitadores” intentando sujetar a una de las “bestas” Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Los équidos viven todo el año en los montes y son traídos al pueblo durante el primer fin de semana de julio; una vez introducidos en el curro, con capacidad para 1500 personas, los hombres y mujeres de Sabucedo se organizan en grupos de 3 para inmovilizarlos con sus propias manos con el fin de cortarles las crines, lo cual ayuda al animal a prevenir parasitos y enfermedades.

Gran expectación entre público y periodistas

Periodistas y fotógrafos procedentes de todas partes del mundo, intentan reflejar cada instante del evento, que se inicia con la captura de los nuevos potros o “bichiños” por parte de los más pequeños del lugar quienes de esta forma mantienen viva la tradición de la “rapa”.

garañon

Uno de los mozos en plena lucha con un garañón  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una vez separadas las crías, comienza el verdadero show momento en el que los hombres (y algunas mujeres) eligen sus objetivos y saltan sobre ellos con el fin de inmovilizar a las bestias. No es una tarea fácil ya que los caballos son fuertes y se resisten con bravura, saltando o mandando coces que en ocasiones generan importantes contusiones en los “aloitadores” como se denominan en gallego a estos gladiadores modernos.

Las intensas luchas entre hombre y “bestas”

Los primeros lances son sin duda los más espectaculares ya que los más veteranos suelen elegir en primera instancia a los garañones, los sementales de la manada quienes hacen honra a su posición social dando lugar a vistosas luchas, que se saldan muchas veces con los aloitadores en el suelo.

Cuando consiguen inmovilizar a los caballos, un segundo grupo de aloitadores se acerca con las tijeras y comienza el rapado del animal que en poco minutos es liberado. En cada intento el público aplaude el esfuerzo de hombres y bestas, mientras todo el ambiente se llena polvo, pelo y olor a caballo.

Caballo en la Rapa das Bestas

Las “bestas” los protagonistas de este rito ancestral  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Poco a poco, los “peluqueros” avanzan en su trabajo, mientras mucho público sucumbe al sol y busca refresco en los innumerables puestos de comida y bebida de los alrededores. La fiesta, que tiene consideracion de interés turístico internacional desde 2007, llega a su fin cuando el cansancio ya se hace grande, toca recuperar fuerzas porque la rapa continuará en los días sucesivos y sin descanso es imposible realizar esta titánica tarea

Final de fiesta entre sudor y aplausos

Los aloitadores, llenos de tierra y sudior, se despiden del público llenos que aplaude satisfecho por el momento vivido; se abren las puertas del curro y los caballos corren de vuelta a su lugar de descanso nocturno; en unos días recuperan su libertad y pastaran tranquilamente de nuevo en lo montes de Sabucedo completando un ciclo que se repite anualmente, donde “aloitadores” y  “bestas” se citan para un espectáculo único definidor de una tierra meiga.


Rapa das Bestas, el mayor espectáculo del rural gallego
Actualizado el 14 octubre,2016.
Publicado por

La iglesia de Santa Croce en Florencia se muestra hermosa con su iluminación nocturna y su fachada parece buscar reflejo en una extensa plaza pública que ahora luce desierta. La explanada es pobre en ornamento en comparación con la frecuente ostentación de otros foros de la ciudad, pero el espacio no está libre sin motivo, sino que está aguardando la llegada del mes de junio, momento en que su estética cambiara radicalmente y se convertirá en un abarrotado recinto listo para acoger el evento deportivo más importante de la capital de la Toscana, hablamos del popular “Calcio storico“.

Calcio florentino

El Calcio storico esta considerado como uno de los antecesores del fútbol moderno

El también conocido como “Calcio florentino“, es un brutal deporte que muchas fuentes consideran como el antecesor del fútbol moderno, ya que sirvió de inspiración al Fútbol de Carnaval, que se empezó a jugar en la Edad Media en las Islas Británicas y que con los años evolucionaría creando el fútbol y el rugby actual.

Esta peculiar modalidad deportiva se originó como parte del entrenamiento militar de las tropas de la antigua Grecia, siendo exportado a Florencia en el siglo I a.c donde se haría muy popular entre las legiones romanas apostadas en la ciudad. Con los siglos se convertiría en un espectáculo muy vinculado a la identidad local, de hecho el pueblo florentino celebró de modo desafiante un célebre encuentro durante el asedio de la ciudad por parte de las tropas de Carlos V, partido con el que el gobierno de Florencia quiso demostrar que su estado de ánimo estaba intacto y listo para una larga resistencia. Durante el siglo XVIII esta tradición deportiva cayó en desuso, hasta que en el año 1930, con el motivo del cuarto centenario del célebre encuentro, se recuperó la celebración del torneo que se ha venido celebrando interrumpidamente desde entonces, con excepción del período correspondiente a la II Guerra Mundial.

Calcio Storico Fiorentino

Las peleas son frecuentes durante los partidos de Calcio Storico

La competición, cuya final suele celebrarse el día 24 de Junio en coincidencia con la festividad de San Juan, suele enfrentar a 4 equipos, los cuales están íntimamente asociados a los barrios históricos de Florencia. Cada equipo se identifica por un color exclusivo, así el verde representa al barrio de San Giovanni/Baptisterio, el rojo identifica a los jugadores procedentes de la barriada de Santa Maria Novella, el azul al barrio de Santa Croce y finalmente el blanco identifica a los habitantes de Santo Spirito/Oltrarno.

El “Calcio storico fiorentino” es juego muy físico y pleno en violencia, consistente en un enfrentamiento entre dos equipos de 27 jugadores, que se dividen en secciones. El objetivo del juego, que dura 50 minutos, es introducir el balón en la portería adversaria, la cual esta definida por una red que ocupa en longitud todo el fondo del rectángulo del juego. Si los jugadores introducen el balón en la portería reciben un gol o caccia, en cambio si se falla el lanzamiento y el balón pasa por encima de la linea se suma media caccia para el rival. Los equipos cambian inmediatamente de lado tras la consecución de un tanto.

Calcio Florentino

Comitiva de comparsas previa a los partidos del Calcio Florentino

Los jugadores pueden tocar el balón tanto con las manos como con los píes y prácticamente está permitido cualquier tipo de placaje, así como puñetazos, patadas etc, lo cual hace que la mayor parte de los jugadores, que suelen vestir pintorescos trajes renacentistas, acaben con importantes heridas en su cuerpo; incluso, en ocasiones, los jugadores se olvidan del esférico y se enzarzan en multitudinarias peleas.

Los partidos, que son televisados, vienen precedidos de un colorido desfile de comparsas que portan hermosos estandartes y trajes de época y que parten de la iglesia de Santa María de la Novella, cruzando toda la ciudad, siendo el alcalde de Florencia quien encabece la marcha. Las gradas suelen estar llenas de aficionados de los distintos equipos que animan constantemente a los jugadores, de un modo similar a lo que ocurre en los partidos de fútbol moderno, ya que es motivo de orgullo para el barrio el vencer en dicha competición. El premio a los ganadores es la entrega simbólica de una ternera de la raza “Chianina”.

El calcio storico como deporte puede horrorizar a muchos, pero es innegable el valor inherente en el mismo en la creación de la identidad florentina, una competición milenaria que todos los veranos convierten a la plaza de Santa Croce en el corazón de la Toscana.

El calcio storico, el deporte que dío origen al fútbol
Actualizado el 12 mayo,2016.
Publicado por