San Estevo, el símbolo monumental de la Ribeira Sacra

La Ribeira Sacra es uno de los destinos más turísticos de Galicia, un entorno natural espectacular templado por el pasar del río Sil y que en su momento fue habitado por numerosos monjes que buscaron aquí su descanso espiritual; esa presencia se manifestó en la construcción de numerosos monasterios, de entre los cuales por su belleza y dimensiones sobresale el de San Estevo de Ribas de Sil, una verdadera joya de la arquitectura religiosa en Galicia.

Fachada Monasterio de San Esteban
Fachada Monasterio de San Esteban  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Situado en el municipio orensano de Nogueira de Ramuín, la comunidad monacal fue fundada por San Martín Dumiense en el siglo VI, aunque su etapa de esplendor será durante el siglo X, cuando la orden benedictina toma el control del mismo. Su estilo es el de románico tardío, aunque su aspecto actual destila grandes aportaciones barrocas con detalles góticos y renacentistas.

Ribeira Sacra
San Estevo de Ribas de Sil  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El monasterio contaba con hasta 3 claustros, que servían de área de esparcimiento para numerosos obispos que decidían retirarse de la vida pública eclesiástica en esta comunidad, que gozaba de un entorno natural que causa impresión, con frondosos bosques que crecían siguiendo la profunda pendiente que creó el río al erosionar la montaña a los largos de los milenios.

Parador Ribeira sacra
Claustro de los obispos  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Nos encontramos en un microclima único, que favoreció el cultivo de la uva y cuyos vinos de reputado prestigio que en el pasado disfrutaron los monjes y hoy degustan con placer los huéspedes del actual Parador de Turismo, que desde 2004 disfrutan del que probablemente es uno de los hoteles más bellos de Galicia.

Ribeira Sacra Ourense
Monasterio de San Esteban de Ribas de Sil  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Historia, buena gastronomía, relax y un entorno que enamora que más se le puede pedir a una tierra que es sacra, pero a la vez llena de placeres terrenales; un territorio único listo para ser disfrutado con todos los sentidos y en el que el monasterio de San Estevo de Ribas de Sil es uno de sus principales atractivos.

San Estevo, el símbolo monumental de la Ribeira Sacra
Actualizado el 24 enero,2018.
Publicado por 

Anuncios

San Pedro, el símbolo de Gijón

Gijón desarrolla su esencia urbana en conjunción con la costa, geografía de bellos detalles donde el Cantábrico ha moldeado una bahía cuyas caprichosas olas pierden su fuerza en la playa de San Lorenzo. Un lugar de encanto infinito en cuyo extremo occidental se alza la  iglesia de San Pedro, un templo católico que con el paso de los años se ha convertido el símbolo más reconocido de esta localidad asturiana.

San Pedro Asturias
Iglesia de San Pedro Gijón  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Dominadora del paisaje de Gijón, San Pedro apuesta en su arquitectura por el historicismo e imita sin descaro el arte de las famosas iglesias prerománicas asturianas; pero, pese a que no tiene nada que envidiar a estas en la altura y configuración de sus naves, su construcción carece del poso de los años y su bautismo es reciente ya que su obra fue completada en 1955, tras 15 años de trabajso.

Con todo el terreno donde la misma se levanta ya fue terreno sagrado en el pasado y en el se levantaba otro templo del siglo XV que fue destruido durante la Guerra Civil. La iglesia original ya sobresalía por su torre campanario, pero con la reforma hecha por Francisco y Federico Somolinos no solo araño altura sino que la planta del templo gano cuerpo de tal forma que su discreta figura, se convirtió en el referente visual de todo el paseo marítimo de Gijón.

Parroquia favorita para bodas y grandes eventos religiosos, su estampa a pie de mar la convierten en un lienzo que representa como nadie el alma de la ciudad más grande de Asturias, un símbolo imposible de no fotografiar y que se graba en la mente de quienes nos apasiona el Norte de la península.

San Pedro, el símbolo de Gijón
Actualizado el 10 marzo,2017.
Publicado por