Explorando el Parque Nacional de la Península de Bruce en Canadá

Una lista aparece en la entrada del centro de visitantes del Parque Nacional de la Península de Bruce en Canadá, es la crónica de alistamientos de fauna que han hecho los turistas esa semana y la verdad que el inventario sorprende, así en ella aparecen osos negros, puercoespines, mofetas y un largo número de especies que ni siquiera sé traducir al español.

Un relatorio que despierta mi envidia de biólogo (ya emocionado por conocer las famosas marmotas meteorólogas), pero que por otro lado aumenta mis expectativas de que durante este viaje quizás pueda ver en vivo alguno de los grandes animales de los que siempre presume Canadá; con todo vuelvo a la realidad muy pronto al ver que todos los turistas nos dirigimos a los mismos senderos de madera, muchedumbre que ahuyentara seguro a los tímidos osos o a los escurridizos ciervos.

Parque nacionales de Canada
Parque nacional de la Península de Bruce  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Me gustaría escapar de las sendas principales y lanzarme a la aventura, pero voy en grupo y además el espeso bosque de coníferas asusta sin un adecuado equipamiento, ya que las posibilidades de perderse en él me parecen muy altas, así que me conformaré con disfrutar del paisaje y del correteo de las simpáticas ardillas.

ardilla
Ardilla en el parque nacional de Península de Bruce  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La floresta canadiense del estado canadiense de Ontario es menos diversa que la ibérica y por momentos incluso se hace monótona, pero la Península de Bruce guarda interesante tesoros naturales vegetales especialmente en lo que se refiere a su diversidad de flores (entre ellas muchas orquídeas) y a su vegetación de cantil, donde encontramos verdaderos reductos vestigiales de cedros, líquenes y musgos que han sobrevivido al pasar de la historia natural y geológica.

La existencia de acantilados es reflejo de la existencia de importantes masas de agua, de hecho el frente costero es sin duda una de las partes más hermosas del parque nacional; los grandes lagos americanos sorprenden por su inmensidad hasta el punto que uno los confunde con un mar, aunque la ausencia de salitre rápidamente nos recuerda que nos encontramos ante un inmenso reservorio de agua dulce.

Lago Hurón
Las transparentes aguas del parque  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La transparencia y belleza de las aguas del Lago Hurón y en concreto de su Bahía Georgiana, hace diluir cualquier duda que podríamos tener de porque este Parque Nacional ubicado al Norte de Toronto, fuese protegido haya por el año 1987.

Nos refrescamos en las aguas del lago y seguimos nuestra ruta por los acantilados en búsqueda de su famoso Grotto, que nunca encontramos pero que cuya infructuosa búsqueda dio lugar a algunas de las anécdotas más divertidas del viaje.

Canada Ontario
Una de las zonas lacustres existentes en el parque nacional  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Proseguimos nuestro camino por bosques y lagunas, hasta que el inicio del atardecer nos recuerda que debemos volver a la antinatural civilización. El paseo por este pequeño parque nacional (solo abarca 154 km2 de extensión) se nos ha hecho, valga la redundancia, corto, pero la infinita belleza de sus paisajes permanecerán con nosotros eternamente porque la naturaleza es así, deja improntas y muchos recuerdos imborrables.

Explorando el Parque Nacional de la Península de Bruce en Canadá
Actualizado el 22 mayo,2018.
Publicado por 

Anuncios

El día de la marmota canadiense

Las predicciones meteorológicas realizadas por marmotas se volvieron especialmente populares tras el éxito de la película Atrapado en el tiempo, en el que la trama transcurría alrededor de la Fiesta del día de la Marmota en la localidad estadounidense de Punxsutawney, pero está tradición no es exclusiva de este pueblo de Pensilvania, sino también se extiende al vecino Cánada, donde en la localidad de Wiarton en Ontario se celebra un festival similar en el que en este caso la protagonista es la marmota Willie.

Wiarton Willie Canada
Estatua en homenaje a Wiarton Willie  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El comportamiento de Wiarton Willie es analizado cada 2 de febrero (momento intermedio entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera) por un grupo de expertos locales que en base a ello determinan si el invierno se extenderá o no 6 semanas más.

Las marmotas tienen la capacidad de invernar y en función del clima exterior prolongan más o menos su periodo de sueño, de ahí que desde tiempos históricos los granjeros se hayan fijado en su sensible comportamiento. Según se cree si la marmota no ve su sombra a salir de su madriguera, al ser un día nublado, el invierno terminará pronto; por el contrario, por ser un día soleado, la marmota intuye su sombra regresa a la madriguera dando a entender que el invierno se prolongará varias semanas a mayores. 

Aunque muchos discuten el éxito de las predicciones, la celebración del Wiarton Willie Festival es uno de los reclamos turísticos de esta localidad canadiense perteneciente al Condado de Bruce; con todo el festival es relativamente reciente de hecho comenzó a celebrarse a partir del año 1957 y surgió curiosamente sin una marmota de por medio.

Aparentemente un vecino de Wiarton, Macklemore McKenzie, envió invitaciones a sus amigos de la infancia para una fiesta que denominó a modo de broma “Día de la marmota“.  Una de estas invitaciones acabo en manos de un periodista del Toronto Star que hizo el largo viaje hasta Wiarton para fotografiar el evento, sin ser consciente de que el mismo era solo un encuentro entre amigos y no había realmente predicciones meteórologicas hechas por animales; al llegar allí se encuentro sin historia con que justificar el viaje, así que para solucionarlo McKenzie cogió un gorro de su mujer que aparentaba ser una marmota y cavo un agujero en un aparcamiento lleno de nieve e hizo una predicción como si fuera todo de verdad. El instante fue grabado por la cámara del reportero que consiguió que se la publicasen en el periódico, logrando un cierto impacto mediático que provocó que al año siguiente hasta 50 personas se acercasen a la localidad para presenciar un evento que no existía. Viendo el posible tirón, McKenzie decide crear un festival con marmotas de verdad que se repite anualmente con un gran éxito de público, más aun teniendo en cuenta en la época del año en el que se celebra.

Durante los primeros años la predicción fue realizada por tres animales de forma conjunta (Grundoon, Muldoon y Sand Dune), pero será la mediática y albina Willie, en los años 80, quien popularice el festival y se convierta en símbolo oficial del mismo, siendo su éxito tal que cuenta hasta con una estatua propia en un lugar preferente del pueblo.

En 1999 Willie murió con honores y fue sustituida por una nueva generación de marmotas albinas denominadas Wee Willie, que van siendo sustituidas por otros cada vez que fallecen. Animales célebres que con sus predicciones mantienen el espíritu de una fiesta que pese haber nacido de una broma, ha conseguido que gente de todo el mundo se acerque a este pueblo canadiense a celebrar (si la sombra de la marmota lo permite) el fin del invierno.


El día de la marmota canadiense
Actualizado el 11 abril,2017.
Publicado por